El SIACES nace con la vocación de convertirse en la organización paraguas de los sistemas nacionales de acreditación de Iberoamérica y, además de la cooperación, promoverá también la difusión de buenas prácticas y conocimiento experto.
 
Los presidentes de las agencias de acreditación de educación superior de Iberoamérica reunidos en la sede de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) en Madrid crearon esta semana el Sistema Iberoamericano de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (SIACES), con el fin de reforzar la colaboración y establecer criterios compartidos de acreditación y titulación.
 
El aseguramiento de la calidad es uno de los pilares para el reconocimiento de los períodos de estudio y los diplomas a nivel regional, por lo que contribuye de forma determinante a impulsar la movilidad académica y la circulación del talento en Iberoamérica.
 
La carta constituyente del SIACES, que fue firmada en presencia de la secretaría general iberoamericana, Rebeca Grynspan, también busca reducir las desigualdades en los diferentes sistemas educativos iberoamericanos.
El SIACES nace con la vocación de convertirse en la organización paraguas de los sistemas nacionales de acreditación de Iberoamérica y, además de la cooperación, promoverá también la difusión de buenas prácticas y conocimiento experto.
 
La constitución del SIACES, que será presidida por Néstor Pan, titular de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) de Argentina, es el resultado de dos años de trabajo técnico y concertación que, desde 2016, la SEGIB realiza con gobiernos y universidades.
 
Para ello, la SEGIB ha contado con un grupo de trabajo en el que han participado activamente la Agencia Española de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) de Argentina, el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES) de México, el Consejo Centroamericano de Acreditación (CCA), el Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CACES) de Ecuador y la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) de Chile.
 
Asimismo, han participado también las agencias de acreditación de Andorra y Portugal, el Consejo Superior Universitario Centroamericano, así como otros directivos y expertos del ámbito universitario.